Ciudad histórica

Pamplona histórica

Pamplona tiene un encanto difícil de olvidar. Es una ciudad sencilla, antigua y moderna a la vez. Con apenas 196.000 habitantes, presume de una gran calidad de vida, sin atascos, ni humos y con buenos servicios asistenciales. Los barrios nuevos son realmente atractivos y cuentan con todos los recursos a su alcance, pero el núcleo de la vida social y comercial está en su hermoso casco antiguo.

Para encontrar su origen, tenemos que remontarnos a los años 75-74 antes de Cristo, cuando el general romano Pompeyo acampó en estos lares, donde ya habitaba un pueblo indígena vascón y fundó la ciudad romana de Pompaelo.

El conjunto fortificado de Pamplona, construido entre los siglos XVI y XVIII, es uno de los recintos abaluartados mejor conservados de toda Europa.

En la actualidad las murallas son un lugar de esparcimiento y elemento de integración del patrimonio cultural y medioambiental de Pamplona.

Un Reyno con historia

Navarra fue un reino y, en realidad, lo sigue siendo: el Reyno de Navarra se percibe en nuestros paisajes y pueblos, castillos, iglesias y fortalezas. Sus muros esconden historias de reyes y nobles, guerras y tratados de paz, leyendas y fábulas. Además, el Camino de Santiago, el auténtico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, atraviesa nuestro territorio mostrando a su paso las huellas dejadas por los peregrinos durante siglos y siglos.