Provincia verde

NATURALEZA VIVA

Reza el lema que Navarra es tierra de diversidad. Y no miente. En apenas 10.400 kilómetros cuadrados encontramos desiertos, sierras, ríos y montañas. El paisaje lunar de las Bardenas -Reserva de la Biosfera- contrasta al máximo con el verdor de los valles norteños del Pirineo, la frondosidad de la Selva del Irati, los cortados de la Foz de Lumbier o las fértiles huertas de la Ribera. Cada rincón de Navarra esconde un secreto. Y todos ellos, son diferentes.

PAMPLONA, CIUDAD VERDE Y AMURALLADA

Cuando uno pisa por primera vez Pamplona, siente que podría vivir ahí. La capital del Reyno es una ciudad acogedora, pequeña, muy segura, dinámica y cómoda, con encanto y con historia. Sus calles antiguas, sus murallas, la Ciudadela y sus palacios, nos hacen revivir tiempos pasados. Los parques y zonas verdes inundan la ciudad y la sabrosa oferta gastronómica y comercial y la alegría de sus 25.000 universitarios, logran que Pamplona siempre esté viva.