Ayuntamiento de Pamplona

Pamplona, ciudad verde y amurallada

La capital del Reyno es una cómoda ciudad con un rico patrimonio que mejora cada día. Las murallas y la Ciudadela, los parques y las zonas verdes, los alojamientos de calidad, la oferta gastronómica y comercial, convierten la visita a Pamplona en una experiencia muy agradable. Pamplona tiene un encanto difícil de olvidar. Es una ciudad sencilla, antigua y moderna a la vez. Con apenas 196.000 habitantes, presume de una gran calidad de vida, sin atascos, ni humos y con buenos servicios asistenciales.

CIUDADELA DE PAMPLONA

La Ciudadela está considerada el mejor ejemplo de arquitectura militar del renacimiento español. Es un parque público con amplias praderas, una plazoleta central con una fuente, bancos para el descanso, gran variedad de especies vegetales y zona wifi. Sus pabellones, fosos, baluartes, rebellines y glacis son hoy lugares públicos de ocio, deporte y cultura.

San Fermín, la fiesta universal

En el mes de julio Pamplona es el escenario de la fiesta universal. Miles de visitantes de todo el mundo llegan para conocerla y disfrutar de su alegría. La calle se convierte en la gran protagonista. Se inunda de música, se tiñe de blanco y rojo, y de grandes y pequeños ritos como el Encierro. Además, en los alrededores de Pamplona podrás disfrutar de la calma que te ofrece Navarra.

Irse de pinchos

La cocina en miniatura ha alcanzado unos estándares de calidad insuperables en Pamplona, y en Navarra en general. Los pinchos son a día de hoy uno de los atractivos culinarios y sociales más queridos. Irse de pinchos en Pamplona es un acto social, donde lo importante es juntarte con los amigos o hacer amigos nuevos, charlar… mientras se degustan riquísimos pinchos como la anguila con tomate, el foie, el changurro con crema de calabacín, la tortilla de bacalao o las tartaletas de hongo beltza, entre los cientos de pinchos que pueblan los establecimientos de la capital.